Software libre, cooperativismo y feminismo en la experiencia de la TUSL

En el marco de una serie de encuentros organizados por la Dirección de Economía Social del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología del Gobierno de la Provincia de Santa Fe, la Tecnicatura Universitaria en Software Libre participó de la videoconferencia “Cooperativismo, género y software libre. Aportes y miradas” presentando la experiencia de la carrera en torno a la temática de la jornada. Este texto recoge los principales puntos de esa presentación.

La Tecnicatura Universitaria en Software Libre es una carrera que funciona en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral, y que se dicta en modalidad completamente virtual, en el área de Educación a Distancia. La carrera tiene como objeto de estudio, de enseñanza, de aprendizaje al software libre pensado desde y en distintos campos. Pero el primer desafío con el que se encuentra quien ingresa a la carrera es con una idea de software libre que supera ampliamente las definiciones tradicionales.

En primer lugar, hay una propuesta de desprendernos de las definiciones acotadas a lo técnico que limitan al software libre a un tipo de programa, un tipo de sistemas operativos o a una herramienta. Otro aspecto importante a mirar críticamente es cualquier premisa que piense a las tecnologías como un componente neutral o ajeno a las relaciones de poder que atraviesan a nuestra sociedad.

Sabemos que, en sus inicios, el software libre le hizo frente a otras formas de construir tecnologías y conocimiento sobre las tecnologías con las cuatro libertades como marca distintiva. Pero entendemos esa definición en un contexto geográfico específico -muy lejano al nuestro- y en un momento de la historia, hace más de 35 años, también específico. Esto no quiere decir que descartemos las cuatro libertades sino que buscamos pensar y entender al software libre en el contexto latinoamericano contemporáneo, atravesado por distintos significados de las tecnologías: políticos, económicos y culturales. Y en ese sentido, la definición inicial tiene que ser más amplia y situada.

Cumbre Argentina de Redes Comunitarias 2019 | Niamfrifruli, CC BY-SA 4.0

Tomando como punto de partida el interés por garantizar las libertades o los derechos de quienes usan y desarrollan software, se fue construyendo a nivel regional un movimiento social, un sistema de valores y una mirada ética sobre la tecnología, sobre el conocimiento y sobre las relaciones sociales. Desde esta perspectiva se plantea la propuesta formativa de la TUSL.

Esta manera de entender al software libre nos acerca necesariamente a otros movimientos sociales con los que compartimos un interés por democratizar el acceso al conocimiento y a los recursos, por mejorar las condiciones de vida de las personas y por construir vínculos sociales más igualitarios.

Hay dos articulaciones que se plantean fuertemente en el momento actual, que tienen lugar con el movimiento feminista / transfeminista y con el cooperativismo. No se relegan o no se anulan otras articulaciones pero -por la coyuntura actual– son éstas dos las que aparecen de forma más contundente y con quienes hemos avanzado más en las luchas compartidas.

¿Cuáles son los puntos de encuentro?

En primera instancia, como mencionaba antes, hay un objetivo común en la democratización del conocimiento, en la soberanía y en la reciprocidad y el compartir como forma de relación social primaria que los tres movimientos sostuvieron siempre desde abordajes específicos y a partir de los cuales se pueden pensar abordajes de manera integrada o articulada.

A su vez, al software libre le viene particularmente bien este vínculo porque hay dos grandes mitos o prejuicios con los que tenemos que lidiar a diario: por un lado, que las tecnologías y más específicamente el universo hacker es “cosa de varones”, y por otro lado, que no se puede vivir del software libre.

8M Paraná 2019 | Paula Kindsvater, CC BY-SA 4.0

Entonces, por un lado, el movimiento feminista -y en el ámbito académico, las teorías feministas de la tecnología- vienen a cuestionar el androcentrismo y la conformación de espacios masculinizados y a darnos herramientas para que podamos repensar esos parámetros, de manera que la libertad y los derechos de los que hablamos no encuentren barreras en términos de género.

Y a su vez, la forma de organización del software libre por excelencia son las comunidades donde, a mayor o menor escala, los proyectos se encaran de manera colaborativa, horizontal y muchas veces autogestionada. En ese sentido, el aporte de los movimientos de la economía social es clave para mostrar cómo esa forma de trabajo cooperativo puede ser organizado de manera que también sea sustentable.

¿De qué manera se concreta esta articulación entre el software libre, el feminismo y el cooperativismo en la propuesta formativa de la TUSL?

En primer lugar, esta articulación se manifiesta en los contenidos de las materias, ya sea de forma explícita como de forma implícita. Es decir, algunas materias abordan aspectos del cooperativismo y del feminismo en relación con el software libre como parte de su temario, mientras que otras asignaturas que tratan o incorporan estos temas de manera transversal, ya sea desde la perspectiva teórico-práctica, desde los ejemplos, desde los materiales de trabajo.

En esta dimensión hay una cuestión clave: no podemos enseñar valores que no vivimos. Es decir, se puede transmitir o explicar de manera teórica qué significa la democratización del conocimiento, la igualdad de género o el trabajo cooperativo. Pero el activismo, el compromiso con esos objetivos, lo podemos incentivar o despertar si lo practicamos, no alcanza sólo con la teoría.

Cumbre Argentina de Redes Comunitarias 2019 | Niamfrifruli, CC BY-SA 4.0

En segundo lugar, la tecnicatura organiza regularmente jornadas, encuentros y talleres sobre distintas temáticas. Y estos eventos son muy importantes porque como la carrera se cursa completamente a distancia y de manera bastante asincrónica, la posibilidad de encontrarnos es una instancia fundamental para conformarnos como comunidad.

Entre esta serie de encuentros, se realizan anualmente las Jornadas de Género y Software Libre que este año van a tener su tercera edición en formato virtual. Se trata de un evento que dura dos días y que reúne a activistas del software libre, del feminismo y del cooperativismo para compartir experiencias, para discutir las problemáticas propias de estos movimientos y para pensar proyectos conjuntos.

Elegir Libertad – I Jornadas de Género y Software Libre – Santa Fe | TitiNicola, CC BY-SA 4.0

Y un tercer aspecto en el que se concreta la articulación del software libre con los movimientos cooperativistas y feministas es en el Trabajo Final de la carrera. La instancia curricular con la que finaliza el plan de estudios consiste en la elaboración de un proyecto de implementación de software libre en organizaciones sociales. En las cohortes anteriores, esta vinculación era autogestionada por cada estudiante; desde este año los docentes a cargo de esta materia establecieron previamente el contacto con una serie de organizaciones con quienes se propone a les estudiantes armar de forma conjunta este proyecto de implementación.

Almuerzo de la comunidad de la TUSL – Diciembre 2018

 

Invitamos a conocer más sobre la TUSL en: